La relación entre Aiherra, de Nafarroa Behea, y Antzuola, en el corazón de Gipuzkoa, comenzó hacia 1984 y se consagró con el hermanamiento entre las dos pequeñas localidades, a través de la asociación Beltzuntze de aquella y de un grupo de nuestro municipio.

Como testigo de dicha relación una calle de Antzuola lleva por nombre Aiherra.